Pyongyang acusa a Seúl de avivar el “fervor para la invasión” de Corea del Norte con su desfile militar

SEÚL, 3 Oct. –

Corea del Norte ha acusado a Corea del Sur de avivar el “fervor para la invasión” del régimen comunista al celebrar un desfile militar con causa de la visita oficial de los máximos responsables militares de Estados Unidos a Seúl.

“Con la organización de este desfile militar, Corea del Sur ha intentado estrechar lazos con Estados Unidos generando un devoción público para otra invasión de Corea del Norte”, ha dicho el cotidiano oficial del roto de los Trabajadores del régimen comunista, el ‘Rodong Sinmun’.

Además, ha considerado que la espectáculo de armamento farragoso “es una dimensión inapropiada que únicamente servirá para reavivar las tensiones en la península coreana y que podría llevar a otra guerra”, según ha informado la empresa de noticias Yonhap.

El cotidiano oficial además ha advertido de que “las autoridades surcoreanas no conseguirán nada en las relaciones intercoreanas”, que se encuentran en una período de distensión, “si se ahorcan en las faldas de las potencias extranjeras”.

Corea del Norte ha reaccionado así al gran desfile que las Fuerzas Armadas surcoreanas llevaron a cuerda el pasado martes, “que incluyó el mayor cifra de fuerzas y equipos desde el año 2003″, según destacó el Ministerio de égida.

Por primera vez se mostraron al público los misiles de crucero de manufactura surcoreana ‘Hyunmoo 2′ y ‘Hyunmoo 3′, con un alcance de 500 y 1.000 kilómetros, respectivamente, de manera que podrían para atacar puntos clave de Corea del Norte.

La Armada, por su fragmento, exhibió su sucesión de torpedos, que pueden lanzarse desde buques de conflicto y submarinos, y misiles autóctonos, así como los misiles israelíes ‘Spike’, que son capaces de atacar las instalaciones subterráneas norcoreanas.

La Fuerza Aérea enseñaron sus aviones de combate, entre los que figuraron los F-15K y KF-16, y su conjunto de acrobacias aéreas, Black Eagle, que realizó un exhibición aéreo con los aviones de entrenamiento T-50, fabricados por las Industrias Aeroespaciales de Corea del Sur.

Al acción asistieron por primera vez los máximos responsables militares de Estados Unidos: el secretario de égida, Chuck Hagel, y el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el corriente Martin Dempsey, que se encuentran en Corea del Sur para celebrar conversaciones militares.

ACERCAMIENTO BILATERAL Desde junio, las dos Coreas están inmersas en un conversación para resolver cuestiones pendientes y frenar la escalada de tirantez de los dos últimos años, en los que el Norte ha efectuado su tercera experimento nuclear, ha lanzado varios misiles y ha amenazado con atacar al Sur y Estados Unidos.

Tras seis rondas de conversaciones en julio, finalmente el 14 de agosto ambos países llegaron a un acuerdo para normalizar la posición en el complicado industrial de Kaesong, que el Norte cerró unilateralmente el pasado mes de abril en ámbito de la escalada de tirantez bilateral.

Al acuerdo sobre Kaesong, siguieron los alcanzados para la reagrupación hogareño y la reanudación de las visitas turísticas al monte Kumgang. Sin decomiso, el uno en cristalizar ha sido el del complicado industrial, que reabrió sus puertas hace una semana.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Cruceros Baratos