La infortunio de María de Villota

La posición de la piloto española María de Villota es estable pero importante, según un ulterior comunicado de la escudería Marussia, el conjunto que la contrató como piloto de pruebas el pasado mes de marzo. ?Sin decomiso, María ha perdido un ojo tras la maniobra a la que ha sido sometida en el hospital Addenbrooke de Cambridge?, prosigue el comunicado del conjunto . El jefe de la escudería, John Booth, hizo públicas estas noticias tras obtener el permiso de la familia y especialmente de Emilio de Villota, padre de María. ?Estamos muy agradecidos por todo el apoyo que estamos recibiendo y la familia quiere dar las gracias al conjunto de neurología y cirugía plástica por el labor que han efectuado?.

María de Villota, de 32 años, se subió por primera vez al MR-01 de la escudería Marussia el martes para realizar una experimento de aerodinámica en el aeropuerto de Duxford. María realizó la primera aceleración de puesta a calceta en la recta de ascenso y cuando regresó al camión del conjunto aminoró la paso, pero de pronto el coche se aceleró y se empotró en la fragmento trasera del camión. María estuvo casi 15 minutos quieto, según el periodista de la BBC, Chris Mann, que estaba presenciando el entrenamiento. ?La asistencia de urgencia del aeropuerto y del conjunto acudió de imminente y la ambulancia llegó pronto, pero estuvieron tanto momento antes de decidirse a sacarla del coche?, indicó Mann.

María de Villota había recibido golpes en la cabeza y en la faz que, en primera instancia, hicieron pensar que incluso su vida estaba en riesgo. Cuando ingresó en el hospital había recuperado ya la consciencia y pudo hablar con sus familiares directos. Entonces el conjunto emitió un primer comunicado en el que afirmaba que su vida estaba fuera de riesgo. Y hoy ha notificado que en la maniobra que se le realizó la piloto perdió el ojo derecho.

El aeropuerto de Duxdford fue seleccionado por el conjunto Marussia para realizar sus pruebas de aerodinámica de faz al Gran galardón de Gran Bretaña que se disputará este término de semana en Silverstone. ?En este tipo de pruebas, los equipos intentan evaluar distintos elementos para mejorar las salidas y la aerodinámica?, explica Joan Villadelprat, exjefe de mecánicos de Ferrari y excoordinador del conjunto Benetton. ?Consisten en ir colocando distintas piezas en el coche y activar los sensores cuando se alcanza una rapidez de crucero de unos 250 kilómetros por hora. Se hacen en fila recta porque lo fundamental es evaluar las piezas en las mismas condiciones de rapidez, aire, etcétera. Son pruebas que no conllevan demasiado peligro, por eso no me explico qué pudo suceder?.

La revista especializada Racecar Engineering emitió ya una primera suposición, según la cual el coche se aceleró por culpa del sistema antiparada. ?Los pilotos sin práctica pueden verse sorprendidos. Cuando disminuyen la rapidez para pararse las revoluciones bajan y la centralita electrónica lo detecta y activa el acelerador al 50% con el coche en primera paso. Se produce una aceleración?. Eso explicaría el acelerón que, según los testigos, realizó el Marussia antes del colisión. Para evitarlo, el piloto debe presionar el botón de embrague que lleva el volante. En el instante del choque, el coche de María de Villota iba a unos 65 km/h. Sin decomiso, esta versión es solo una teoría. Otra es que María no vio la plataforma del montacargas del camión que estaba en un mapa de 70cm del suelo en un instante de mala visión.

De Villota es la única hembra en la F-1. Su práctica en monoplazas es amplia, pero solo había pilotado un coche de F-1 el año pasado en unas pruebas que realizó para Renault. Cuando se subió al Marussia el martes por la mañana era la primera vez que el conjunto confiaba en ella para un entrenamiento. Ahora, el conjunto está a su costado, pendiente de los partes médicos del hospital de Addenbrooke.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Cruceros Baratos