La giro al Mediterráneo en siete puertos

El tenaz intersección de culturas aporta un extra de tolerancia a las ciudades portuarias, nuevas formas de pensar y de entender la vida y ese nosequé que las hace tan atractivas. Sácale roto al tráfico de ideas, al ir y venir de sueños, al comercio de especias y al puntito ruin que arrastran las risas roncas que surgen espontáneas en sus tabernas frente al océano. No te prives de un crepúsculo entre yates y déjate atrapar por el fragancia a océano hondo de sus redes. Un día puede dar tanto de si en un puerto, sobre todo si eres un cazador de tendencias.

La giro al Mediterráneo en siete puertos

1) EL PIRINEO (ATENAS,GRECIA)

Aquí empezó todo, o casi todo. La cuna de la erudición griega pasa por el impresionante puerto de El Pireo, el primer exportador de gusto de vida de la historia mediterránea. Recorrerlo de punta a punta te llevará una media hora larga, pero el exhibición de luces y sombras merece la tristeza, especialmente al crepúsculo, cuando los barcos se mecen adormilados y la vida estalla espontánea en sus tabernas de pescado. No te pierdas las sardinas envueltas en hojas de parra de Rakadiko, ni la elección de quesos artesanos de Mandragoras y si te gusta la historia marítima ahorro una mañana para recorrer el Museo Arqueológico del Pireo. Más tarde, cuando alucines ante la serena hermosura de las Cariátides de la Acrópolis entenderás mejor porqué Grecia sigue siendo un calceta forzado para entender nuestros orígenes.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201409/hydra_7546_630x.jpg El puerto de Hydra en Grecia

Corbis

2) VIEUX PORT (MARSELLA,FRANCIA)

El recién rehabilitado Paseo náutico del Puerto Viejo de Marsella, disfraza a primera vista sus más de 2500 años de historia, pero la realidad es terca y el naturaleza cosmopolita. Merece la tristeza descubrirlo sentado ante el exhibición marino en cualquiera de sus muchos restaurantes con terraza, dónde te servirán la mejor bullabesa de la Costa Azul y te hablarán en mil lenguas. O curioseando entre sus puestos de flores y pescado, un disparidad visual que dialecto por si solo de la ecléctica riqueza del puerto. Tampoco puedes pasar por elevado el Pabellón de espejo firmado por Norman Foster, el calceta más buscado por los amantes del testimonio gráfico, o las tiendas de licor de absenta, un bienes casi olvidado que Marsella, en su reciente renacer, vuelve a poner de moda.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201409/vieux_port_marsella_5349_630x.jpg El recién rehabilitado Paseo náutico del Vieux Port

Corbis

3) ALEJANDRÍA (EGIPTO)

El primordial puerto del Mediterráneo Oriental realmente es doble, por un costado el Occidental, enorme a la penumbra de una refinería de petróleo y repleto de buques mercantes y por otro, el Oriental, el Puerto Deportivo, un remanso azul y blanco donde el horizonte se tiñe de palmeras y la influencia universal nos permite viajar con el estómago. Siglos de comercio permiten que entre sus especialidades aparezcan toques franceses, italianos y hasta japoneses. Si te gusta el marisco no te prives y ahorro en The Seagull, un tradicional que jamás falla. Si te pones romántico y quieres admirar las vistas de la metrópoli que en su día albergó el farol más célebre del mundo, ahorro un período para pasear por los Jardines de Montazah, entenderás porqué la ciudad que enamoró a tantos poetas y escritores sigue manteniendo intactas sus armas de seducción. Pero para llevarte una visión completa apuesta por un crucero por el Delta del Nilo, en muchos incluyen la cena, y la práctica es imborrable.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201409/alejandria_2507_630x.jpg Alejandría, “La perla del Mediterráneo”

Corbis

4) NÁPOLES (ITALIA)

Es único de los puertos más activos del Mediterráneo y su impresionante cala tutela una metrópoli todopoderosamente única donde el desorden y el jaleo alternan con el arte sin ninguna problema. Tómala el pulso en Lungomare, su cotizado Paseo náutico, impecable si estás enamorado y te apetece lucirlo sin complejos. No pierdas el contacto con el agua y aprovecha sus restaurantes con vistas al océano, aunque algunos rayen en lo kitsch, solo por interactuar con la clientela valdrá la tristeza. Recuerda que estás en la metrópoli de la pizza y que esta se suele comer por la vía, después de hacer una larga cola que sorprendentemente va tan rápida como el tráfico. Da Ettore y Di Mateo son dos apuestas seguras si prefieres sentarte. Para completar tu práctica busca un buen café nel Intramoenia Caffé Letterario es único de los más hipster del momento- y con las pilas puestas descubre los secretos barrocos de la metrópoli, empezando por los secretos en sombra de Caravaggio, un gran enamorado de la metrópoli.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201409/lungomare_7344_630x.jpg Lungomare, cotizado por su Paseo Marítimo

Corbis

5) SPLIT (CROACIA)

El puerto más frenético de la apacible Croacia es un ir y venir de cruceros y una desbarajuste de lenguas donde la vocablo Pomalo ntómatelo con tranquilidad en croata- solo se destaca en las camisetas de sus muchas tiendas de recuerdos. Cómprate una y practica.

El Paseo náutico es impecable para dejarte ver, ídem que sus impresionantes terrazas, muy indicadas para fashionistas irredentos y para curiosos con gafas de sol empeñados en jugar a las adivinanzas con la vida del prójimo. Al otro costado, en el interior del palacete de Justiniano, las calles se estrechan, las sombras se multiplican y la ropa cuelga al sol en los patios más escondidos como si tal objeto. Alterna un escenario con otro y entenderás que la esencia de Split vive en su combinación. Cae en la tentación en Think Pink, una tienda dedicada a la vanguardia en ropa y complementos, y tómate una travarica con iceberg nlicor de hierbas- en la terraza de la playa de Bacvice, mientras los jóvenes del paraje se afanan jugando al picigin, un juego de pelota autóctono que saca lo mejor de su espíritu marinero.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201409/split_croacia_7760_630x.jpg El puerto más frenético de la apacible Croacia

Corbis

6) PUERTO DE MAHÓN (MENORCA,ESPAÑA)

La magnanimidad del Puerto de Mahón se la debemos a los británicos, que en completo centuria XVIII se fijaron en la isla por su hermosura estratégica y corriente. Luego llegaron los franceses y aportaron un extra de glamour y lo demás es historia. La combinación habita en su ADN. La rada de Maó, el segundo Puerto corriente más vasto del mundo después de Pearl Harbour, es un escenario aparte en el interior de las Baleares, un intersección de fronteras para disfrutar del océano en su largo saludo a la arena. Por eso conviene pasearlo lento y para empezar, dejarse llevar por las tentaciones olfativas que desprenden sus muchos restaurantes de pescado. La terraza panorámica de Es Marivent te dejará más que complacido. Otra magnífico forma de descubrir el naturaleza universal de la isla es visitar su Teatro primordial, unido al trajín del puerto desde sus orígenes, y calceta de confluencia de culturas desde el centuria dieciocho.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201409/menorca_puerto_de_mahon_9364_630x.jpg Puerto de Mahón, el segundo más vasto del mundo

Corbis

7) TÁNGER (MARRUECOS)

Tan próximo que puede verse desde la costa de tasa, tan lejos como entrar en un relato de las Mil y una Noches. El Puerto de Tánger, en plena expansión, es una de las mejores puertas de inicio a una metrópoli cosmopolita que combina con vanidad un rico pasado universal con su amor por las raíces árabes. Un puerto por el que han desfilado espías y espiados, artistas y bohemios, fugitivos y bon vivants enamorados del incógnita de su Medina, de la distinción blanca de sus edificios y del naturaleza acogedor y abierto de sus habitantes. Compruébalo en las terrazas babilónicas del Café Al Hafa, un tradicional entre la bohemia, y disfruta de un té a la menta con las mejores vistas sobre la costa española. Curiosea en la librería universal Des Colonnes y date un homenaje en el Riad Tanja, ecuánime al costado del Museo de la representación Norteamericana, sin incertidumbre otro indispensable para entender el rico pasado histórico de la metrópoli.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201409/puerto_de_tanger_2830_630x.jpg Puerto de Tánger, tan próximo que se puede ver desde la costa de Tarifa

Corbis

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Cruceros Baratos