El imperial Madrid se da otro comilona a costa del Zalgiris (95-67)

La rapidez de crucero que ha alcanzado el juego del imperial Madrid le permite jugar con una inercia ganadora y una confianza que provoca deterioro en sus rivales incluso antes de empezar. Salir a la cancha del palacete de Deportes es salir a perder, abrumados por una superioridad tal que bastan unos minutos para dar el roto por finalizado. Normalmente, cuando esto ocurre en otros pabellones, los partidos entran en una período anodina que espatan al público, pero el palacete es brujería de comienzo a término. Una jarana que divierte por idéntico a público y jugadores.

A la espera de citas más importantes, el Zalgiris aparecía como mártir propiciatoria para este imperial Madrid que camina invicto por la período, acumulando récords y escribiendo una página que puede ente histórica en el interior del glorioso palmarés del club. Frente a los lituanos, la receta no varió un ápice. rapidez, representación mental y desparpajo, con una buena dosis de ahínco protector. Eso, ante un conjunto que está en edificación tras la llegada de Stombergas al banquillo, fue bastante y al receso la alejamiento era ya insalvable en el señalador (56-32).

Justin Dentmon, único de esos jugadores que de vez en cuando emergen casi de la nada, era el uno empeñado en no sucumbir a la inercia y sus 16 puntos fueron lo uno positivo del conjunto lituano en Madrid, donde Pocius, exjugador blanco hasta el año pasado, no supo digerir la presión de su giro.

Aportación colectiva

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Cruceros Baratos