El caldeamiento en los fiordos antárticos amenaza el rico fondo marino

Foto: HANNES GROBE/WIKIMEDIA COMMONSMADRID, 4 Dic. –

El caldeamiento en los fiordos antárticos amenaza el rico fondo marino

Investigadores de la Universidad de Hawai, en Manoa (Estados Unidos), han destapado una cantidad y variedad inesperada en el fondo marino de los fiordos subpolares de la Antártida. Durante una nuevo excursión , estos científicos estudiaron por primera vez las comunidades del fondo marino de los fiordos glaciares que dominan a lo largo de la península antártica occidental, una territorio que se está sometiendo a un caldeamiento climático muy veloz.

Estos expertos esperaban encontrar comunidades del fondo marino empobrecidas y altamente perturbadas por la sedimentación glacial, similares a las que se han documentado en las regiones árticas bien estudiadas. Para su asombroso, vieron gusanos de cerdas, anémonas, arañas de océano y crustáceos anfípodos en las fotografías que tomaron de ese fondo marino, junto con un buen cifra de pepinos de océano, medusas y otras especies en el fondo oceánico, sobre el cual, las aguas de los fiordos estaban plagadas de camarones antárticos.

Los científicos sugieren en un crónica publicado en ‘Plos One’ que las diferencias en la variedad y la cantidad entre el Ártico y los fiordos de la Antártida se pueden explicar por el acto de que el subpolar Antártico esté en una período más temprana del caldeamiento climático que el Ártico, lo que permite a los fiordos de la Antártida mantener altos niveles de productividad, también de que los fiordos de la Antártida muestran poca perturbación de derretimiento de los glaciares.

“El zona de nuestro análisis a lo largo de la Península Antártica se está calentando más veloz que cualquier fragmento del mundo y los increíbles ecosistemas allí están cambiando muy rápidamente”, alerta Craig Smith, maestro de Oceanografía de la Universidad de Hawai en Manoa y que ha estado estudiando cómo los ecosistemas marinos en la Antártida están respondiendo al caldeamiento climático.

“Parece que hay algo especial en estos fiordos que estimula la productividad del fondo marino”, agrega Laura Grange, investigadora del Centro patrio de Oceanografía de la Universidad de Southampton, en imperio Unido, que fue colaboradora postdoctoral en la Universidad de Hawai con Smith durante esta investigación.

“Los ecosistemas en el fondo de los fiordos se basan en alimentos de detritus, por lo que estos fiordos antárticos deben estar recibiendo algún tipo de inicio mejorada de alimentos, muy seguramente de floraciones de fitoplancton, escombros de macroalgas o, incluso, los caparazones mudados de los camarones antárticos o los cadáveres que se hunden hasta el fondo”, apunta Grange.

Los científicos sugieren, incluso, que los grandes conglomerados de ballenas jorobadas pueden estimular la productividad del fiordo por la salvación de nutrientes, ya que se alimentan y defecan en los fiordos durante la inmigración estacional. Incluso con una diversidad de vías para alimentar la importante variedad de animales en el fondo marino, los ecosistemas de los fiordos antárticos están en peligro por el caldeamiento climático.

En la Antártida de hoy, los glaciares de los fiordos actualmente registran muy poca fusión y los desprendimientos de icebergs van a la deriva por el océano sin que caiga tanto sedimento, según los científicos, que creen que estos fiordos tienen “una flojo influencia de agua de deshielo”. Como derivación, el encabezamiento del fiordo está voluntario de sedimentos en suspensión, lo que permite al fitoplancton y las algas bentónicas florecer y produce poca perturbación a la rica fauna del fondo marino.

PELIGRO DE SEDIMENTOS POR EL DESCONGELACIóN Estas condiciones favorables son muy propensas a cambiar a dimensión que el ambiente se calienta velozmente, lo que acelera derretimiento de los glaciares y el derramado de grandes cantidades de sedimentos glaciales finos en las cabeceras de los fiordos. Cuanto mayor sea la turbidez resultante y la sedimentación del fondo marino, seguramente el fitoplancton enterrará a las diversas comunidades del fondo marino o sofocará la producción primaria y la biodiversidad en estos ecosistemas con manera de cañones estrechos.

“Es muy probable que estos extraordinarios ecosistemas que proporcionan hábitats y zonas de nutrición para el camarón y las ballenas barbudas y que son puntos calientes de la variedad del fondo marino se vean afectados negativamente por el caldeamiento climático muy veloz que está ocurriendo a lo largo de la Península Antártica”, lamenta Smith.

“Los fiordos además son foco de ecoturismo antártico, con miles de visitantes en cruceros cada año entrando en los fiordos para ver los pingüinos y las ballenas y para experimentar la gran cantidad y variedad de la vida antártica. El caldeamiento climático, por lo mucho, puede cambiar dramáticamente algunos de los más emblemáticos ecosistemas antárticos”, agrega.

“Estos ecosistemas de los fiordos antárticos pueden jugar un papel desproporcionadamente vasto en la nutrición y el reclutamiento de las especies móviles, incluidos los peces pequeños y las ballenas. Necesitamos con urgencia una mejor indulgencia de la estructura, la cometido y la sensiblería del ambiente de estas fascinantes comunidades del fondo marino que están en peligro”, concluye Smith.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Cruceros Baratos