Ancelotti pide período para imponer el sistema de hurto y ofensiva en tres pases

Carlo Ancelottiprueba y experimento. Primero quiso tenencia del pelota, fabricación del juego y sus balas, CR7 y Di María, sufrían. Son hombres de fútbol rápido y de contragolpe. Hoy, Carlo pide presionar, robar el pelota y atacar en tres pases. Fútbol vertical. Se adapta a las virtudes de sus hombres. Bale y Benzema además son futbolistas que requieren velocidad de realización en ofensiva. En esta cambio, se gana de infarto. El italiano pide período.

Con Mourinho se sabía a lo que se jugaba. Gustaría o no, pero el portugués aplicó el sistema de presión, hurto y contragolpe como nueva gesto de identificación del imperial Madrid. Y su conjunto creó el contraataque más efectivo de la historia, con plusmarca de goles y de puntos en la Liga. Ferguson estaba asombrado con el rendimiento de Cristiano. El dilema de esa táctica es que era un Madrid que esperaba al Barcelona detrás, que no jugaba al ofensiva ante los otros grandes. Ese gusto reconocía la superioridad del fútbol del rival, una aceptación que generaba polémica entre el madridismo ancestral. Ahora, la llegada del ítalo ha supuesto tener que desmontar un edificio construido durante tres años. En ese trienio se ficharon jugadores para ejecutar aquella estrategia. Hoy, Carletto no aplica el fútbol a la contra. Deseaba al comienzo tenencia de pelota y ofensiva. Mayor fabricación. Una noción que frenaba la rapidez de crucero de Cristiano, de Di María y de Benzema. Por eso ha transformado. Pide abuso, hurto, y atacar en tres pases, para sacar sustancia a sus balas. En esta cambio, el Madrid ha apelado a la épica para ganar con padecimiento. Veremos cuanto período necesita el italiano para plasmar en el césped la noción que desea.

Mientras consigue su idea, el conjunto ha tirado de vanidad para sobreponerse a la carencia de fútbol. El debut liguero fue una aviso de lo que sucedería. El Betis marcó primero. Benzema empató. Y el Bernabéu sudó hasta que Isco cabeceó el 2-1 a cuatro minutos del pitido desenlace. El empate en Villarreal confirmó la preocupación. De reciente a remolque. Cani anotó el 1-0. Cristiano y Bale dieron la giro al señalador en otra remontada de raza. acto lo más complejo, el Madrid no supo amarrar la ventaja y Giovanni firmó el 2-2.

Dos veces en el período extra. El dificultad de juego se consolidó en Elche. Ronaldo consiguió el 0-1. El grupo madridista no aseguraba el victoria y Boakye igualó la disputa a los 90 minutos. Cristiano, en el 93, firmó los tres puntos al transformar el polémico penalti señalado por Muñiz Fernández, en una sucesión de agarrones entre Carlos Sánchez y Pepe. El sábado, en Valencia, se demostró que la evolución del fútbol blanco no se ha derivado todavía. Morata y Ronaldo dieron la giro al roto (2-3) en los últimos cinco minutos, incluidos cuatro de período excepcional . El Levante vencía (2-1) en el 86.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Cruceros Baratos